¿Como Acompañar a un Amigo en Duelo?

6 Obsequios Navideños para Regalar a un Doliente
22 diciembre, 2016
La Importancia de un Abrazo
12 enero, 2017
Show all

como acompañar a un amigo en duelo

Cuando un ser querido atraviesa un proceso de duelo nos puede resultar difícil saber qué decir o hacer ante tanto dolor. Por eso en este artículo te brindaremos algunas sugerencias para aportar consuelo y ayuda a tu amigo. Es importante que recuerdes que tú no puedes quitar el dolor producido por la pérdida pero sí puedes demostrarle a este ser querido que te importa su sufrimiento y que, por lo tanto, estás dispuesto a acompañarlo en este proceso.  Tu presencia es vital para acompañarlo en ese triste y doloroso momento.

La muerte de un ser querido es una de las experiencias más difíciles de la vida

INFÓRMATE SOBRE EL PROCESO DE DUELO

Para poder ayudar a un ser querido luego de la pérdida de un familiar, es importante que comprendas en qué consiste este proceso de re-adecuación.

Sé comprensivo sobre cómo puede cambiar la experiencia de dolor de acuerdo a cada persona en función de diversas variables como la causa de la muerte, las herramientas personales, experiencias de pérdidas anteriores, red de apoyo social y familiar, etc.  Cuanto mejor sea tu comprensión del dolor y del proceso requerido para su sanación, mejores herramientas tendrás para ayudar a tu amigo. Recuerda que no hay una manera correcta de hacer el duelo sino que cada proceso es personal y único como así también será el tiempo requerido para su sanación.  Por lo tanto, evita decirle al doliente cómo debería sentirse ahora o en las próximas semanas. No todos atraviesan por las etapas del duelo en el mismo orden, por lo que no debes presionarlo para que siga adelante como si nada hubiera sucedido ya que esto sólo postergaría el proceso.
SÉ PACIENTE CON LOS SENTIMIENTOS DEL DOLIENTE

El proceso de duelo sumerge a los familiares en una gran montaña rusa de emociones frente a la que se debe tener paciencia y comprensión.

La muerte de un ser querido es una de las experiencias más difíciles de la vida por lo que en ella surgirán diversas emociones donde la depresión, la culpa, el miedo y el dolor serán protagonistas. Se expresan emociones y comportamientos extremos como llantos desesperados, gritos, rabia contra el ser querido que ha muerto e inclusive obsesión sobre la muerte. Es normal que no sepas qué decir o qué hacer ante este comportamiento. Sin embargo, el doliente sólo necesita de alguien donde apoyarse y que lo escuche. Por lo tanto, déjale saber que está bien llorar o expresar sus emociones frente a ti respetando cómo él se siente y comporta. Lo más importante que puedes hacer por una persona en duelo es estar allí con él para mostrarle tu apoyo y cariño sin juzgarlo. Deja hablar al doliente acerca de cómo su ser querido ha fallecido. Esta historia suelen repetirla una y otra vez como una manera inconsciente de procesar y aceptar esta muerte.

Por otro lado, debes saber que el proceso de duelo atraviesa diferentes etapas y que a tu amigo puede llevarle un largo tiempo recuperarse de una pérdida por eso no debes imponerle un límite de tiempo a su duelo y es fundamental que cuente con tu paciencia.
OFRECE AYUDA PRÁCTICA 

Durante las primeras semanas luego de la muerte de un ser querido, las tareas cotidianas pueden volverse abrumadoras.

Quien atraviesa un proceso de duelo destina gran parte de su tiempo a reflexionar sobre su relación con la persona que ha fallecido consumiendo una porción mayoritaria de su energía. Es importante que ofrezcas tu ayuda para hacer más sencilla la rutina diaria de tu amigo. Lleva a los niños al colegio, compra los insumos y alimentos del hogar, haz la comida, acompáñalo a dar un paseo, etc. Para los dolientes muchas veces resulta difícil pedir ayuda ya que pueden sentirse culpables por estar recibiendo tanta atención de los demás. E inclusive no tienen la energía o motivación suficiente para llamarlo cuando necesitan algo por lo que es importante que tú tomes la iniciativa y te muestres abierto a ayudarlo en las tareas domésticas.
NO MINIMICES LA PÉRDIDA

Evita decirle al doliente cómo debería sentirse o actuar luego de la muerte de un ser querido.

No dudes en hacerle saber al doliente que lo que siente está bien. No minimices la pérdida de un ser querido ni los sentimientos que ella origina. Es deseable que compartas tu propia experiencia personal si crees que lo podría ayudar, aunque es importante que le aclares que se trata de un vivencia personal y, por lo tanto, absolutamente singular. No brindes consejos o sugerencias si no te lo han pedido, no compares su dolor con el que tú has tenido en experiencias similares ni digas que sabes lo que esta persona está sintiendo. Uno nunca sabe lo que puede sentir el otro por lo que es importante preguntarle a este amigo cómo se siente sin interferir en estos sentimientos. No lo obligues a hablar o a expresar sus emociones si no tiene deseos de hacerlo. Cuando él siente la necesidad de hablar, escúchalo y ofrécele toda tu comprensión y apoyo.
MUESTRA TU INTERÉS POR ACOMPAÑARLO

Consolar a un amigo en duelo puede resultar muy difícil ya que no sabe qué decir o qué hacer. Sin embargo, puede demostrar de distintas maneras su deseo de acompañarlo.

En primer lugar, es muy importante que reconozcas la muerte de este ser querido y hables sobre ella sin eufemismos. Tampoco temas en preguntarle cómo se siente, ni cambies de tema si el fallecido surge en la conversación. De esta manera, te mostrarás predispuesto para escuchar sobre cómo se siente el doliente. Además no dudes en expresar tu preocupación sin temor a mostrar tus sentimientos. Esta conducta genuina te permitirá mostrarte sincero frente a tu ser querido facilitando así su ofrecimiento de apoyo. Muchas personas suelen evitar hablar de la muerte o mencionar a la persona fallecida por temor a hacerle daño al doliente. Sin embargo, que no hablemos de ello no significa que el ser querido fallecido sea olvidado. Siempre debemos mostrarnos abiertos a escucharlos para establecer una comunicación basada en la franqueza y en la expresión abierta de los sentimientos. No lo presiones si no tiene deseos de hablar. Simplemente siéntate en silencio junto a él mostrando tu afecto mediante una caricia, un contacto visual o un abrazo.
NO HAGAS HINCAPIÉ EN SU ASPECTO EXTERIOR

Uno de los errores más frecuentes de los amigos del doliente es hacer suposiciones en base a su apariencia externa.

El proceso de duelo no culmina en la despedida de la ceremonia funeraria sino que luego de ella comienza un largo proceso de re-adecuación a esta pérdida, por lo que es importante mantenerse en contacto con el doliente comprobando periódicamente cómo se encuentra. No hagas suposiciones en base a su apariencia exterior ya que muchas personas pueden mostrarse espléndidas hacia los demás mientras que por dentro padecen un largo proceso de sufrimiento. Evita decirle frases tales como “Se te ve muy bien” o “Qué fuertes eres” ya que estas palabras se vuelven una presión para el doliente que sentirá la importancia de mantener la apariencia y ocultar sus emociones.
PERMANECE ALERTA SOBRE LAS SEÑALES DE ADVERTENCIA

Si bien es frecuente que una persona en duelo pueda sentirse triste e incluso deprimida, es importante que con el tiempo estos síntomas comiencen a desaparecer.

Luego de la pérdida de un ser querido, el doliente se sumerge en un conjunto de emociones profundas que pueden llevarlo a pensar que se ha vuelto loco. Sin embargo, estos sentimientos serán propios de este proceso de sanación mientras que gradualmente deben comenzar a desaparecer. Es importante que observes si estos síntomas propios del duelo desaparecen o empeoran progresivamente con el tiempo ya que esto puede darnos señales de advertencia de que este duelo normal se ha convertido en patológico. Acompaña al doliente en la búsqueda de ayuda profesional si observas que persiste su dificultad para continuar con su rutina diaria, si descuida su higiene personal, muestra una obsesión constante con la muerte, exceso de enojo o culpa, abuso de alcohol y/o drogas, aislamiento, entre otras manifestaciones.

Cuando un amigo pierde a un ser querido, nos parece que nada de lo que hagamos servirá. Sin embargo, estos pequeños detalles podrán ser de gran utilidad para que tu amigo sienta que permaneces junto a él aún en momentos difíciles como éstos. Recuerda que estar presente cuando te necesita y escucharlo será el mayor gesto de amor que puedes hacer por él.


Fuente: manejodelduelo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *